Los mejores alimentos para mantener la piel cuidada e hidratada

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y una barrera fundamental contra el mundo exterior. Su salud y apariencia no solo son cuestiones de estética, sino que también reflejan nuestro estado general de salud y bienestar. Una alimentación adecuada juega un papel crucial para mantener una piel sana, hidratada y radiante.

 

Nutrientes esenciales para la salud de la piel

Para que la piel funcione correctamente, necesita una variedad de nutrientes esenciales. Entre los más importantes encontramos:

Vitaminas

La vitamina A, presente en batatas, zanahorias y espinacas, es crucial para la renovación celular y la prevención del envejecimiento prematuro.

La vitamina C, abundante en cítricos, kiwi y pimientos, estimula la producción de colágeno y elastina, aporta firmeza y elasticidad a la piel.

La vitamina E, la podemos encontrar en frutos secos, semillas y aceites vegetales, actúa como antioxidante, combatiendo los radicales libres y protegiendo las células del daño oxidativo.

Minerales

El zinc, presente en carnes rojas y legumbres, es esencial para la cicatrización de heridas y el control de la inflamación.

El selenio, que se encuentra en nueces, pescado y champiñones, protege las células del daño oxidativo y previene la formación de arrugas.

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos omega-3, presentes en pescados grasos, linaza y chía, hidratan la piel y reducen la inflamación.

Agua

El agua es fundamental para mantener nuestras funciones vitales ya que es el componente más abundante en nuestro organismo, casi el 75% se encuentran en el interior de nuestras células. Su ingesta varía dependiendo de la edad, peso, actividad física y otros factores.

Se recomienda beber al menos 8 vasos de agua al día para mantener una hidratación optima y es fundamental para mantener la piel turgente y elástica.

 

Alimentos recomendados para una piel sana

A continuación, os dejamos una lista de alimentos ricos en nutrientes esenciales para la salud de la piel:

Frutas: Cítricos, kiwi, fresas, arándanos, papaya, mango.

Verduras: Espinacas, brócoli, zanahorias, tomates, pimientos rojos, pepino.

Proteínas: Pescados grasos (salmón, atún, sardinas), pollo, pavo, huevos.

Legumbres: Lentejas, garbanzos, frijoles.

Frutos secos y semillas: Nueces de Brasil, almendras, semillas de chía, semillas de lino.

Aceites vegetales: Aceite de oliva, aceite de aguacate.

Agua: Beber abundante agua durante el día.

Nutricosmética:  el suplemento nutricional que nuestra piel necesita.Nutricosmética 180The Concept

Trabajar nuestras carencias nutricionales desde el interior es fundamental para combatir el envejecimiento.  Con 180 The Concept tratamos el origen interno de nuestra alteración estética.

180 The Concept nos propone programas antiaging que mejoran nuestra belleza facial, corporal y bienestar.  Con ella conseguirás tomar diariamente, los minerales, vitaminas y nutrientes esenciales para que tu organismo funcione correctamente con ingredientes activos naturales que actúan en la raíz del problema revertiendo el envejecimiento de tu piel.

 

Consejos adicionales para una piel sana

Además de una alimentación saludable, existen otros hábitos que pueden contribuir a mantener una piel sana:

Limpieza facial: Lavar la piel dos veces al día con un limpiador suave y adecuado para su tipo de piel.

Protección solar: durante el día utilizar protector solar con FPS 30 o superior todos los días, incluso en días nublados, para proteger nuestra piel de los efectos nocivos del sol.

Evitar el consumo de tabaco y alcohol: Estas sustancias dañan la piel y aceleran el envejecimiento prematuro.

 

 

Cosmética LANEB

Dormir lo suficiente: La piel se repara durante la noche, por lo que es importante dormir al menos 7-8 horas por noche.  Es el momento de tratar con la crema adecuada y con una concentración de activos potentes para cubrir sus necesidades aprovechando la regeneración celular.

 

Mantener una hidratación y alimentación saludable, rica en nutrientes esenciales para la piel, junto con hábitos de vida saludables, es fundamental para mantener una piel sana, hidratada y radiante.